¿Qué es una macrogranja? ¿Contaminan? Los datos detrás de la guerra por la ganadería intensiva

Miércoles, 12 de Enero de 2022
HosteleriaSalamanca.es

Las críticas de Garzón a estas explotaciones han encendido la polémica con la oposición, el sector ganadero y el propio Gobierno. Ecologistas y plataformas del mundo rural denuncian la contaminación de los acuíferos y la pérdida de calidad de vida.

Granja de cerdos en Cubo de la Solana (Soria), localidad de menos de 200 habitantes EFE/ WIFREDO GARCÍA

España ha comenzado este 2022 inmersa en una agria polémica sobre la ganadería. La entrevista de Alberto Garzón al diario británico The Guardian, en el que criticaba que las "llamadas macrogranjas" españolas exportaban "carne de mala calidad de animales maltratados", han puesto en pie de guerra a la oposición, a las principales asociaciones ganaderas e incluso a parte de su propio Gobierno, hasta el punto de llegar a tensar la coalición de PSOE y Unidas Podemos.

Sus declaraciones, en plena precampaña de las elecciones en Castilla y León, han servido al PP como munición política y su defensa de la ganadería se ha convertido en el tema central de cada acto. El partido de Pablo Casado ha anunciado además una "ofensiva nacional" con mociones contra el ministro de Consumo en toda España. Pedro Sánchez ha lamentado "muchísimo" la polémica, sin mostrar su apoyo explícito a Garzón, mientras que el ministro de Agricultura ha calificado de "desafortunadas" sus palabras.

A Garzón lo respaldan, por su parte, algunos pequeños ganaderos, ecologistas y las plataformas ciudadanas creadas por todo el país contra la instalación de estas plantas de ganadería industrial. Estas últimas creen que las palabras de Garzón han conseguido dar visibilidad a lo que llevan denunciando desde 2017, que el mundo rural "pierde calidad de vida y, por lo tanto, pierde población" allí donde se instalan las macrogranjas, según denuncia a RTVE.es Inma Lozano, portavoz de la Coordinadora Estatal Stop Ganadería Industrial.

El debate ha ido aumentando en intensidad en nuestro país a medida que se multiplicaba la producción ganadera, especialmente en el sector porcino. Entre 2007 y 2020, España ha pasado de sacrificar 41 millones de cerdos al año a matar 56 millones, un aumento del 36% que la sitúa a la cabeza de la UE. Con un censo de 32,6 millones de ejemplares, es además el tercer país del mundo con más cerdos, según los datos del Ministerio de Agricultura. El aumento en la producción se ha logrado principalmente gracias a la instalación de granjas intensivas y con cada vez mayor número de cabezas por instalación, las controvertidas macrogranjas.

¿Qué es una macrogranja?

No hay una definición oficial de macrogranja ni un consenso sobre cuántos animales debe tener una explotación para ser considerada como tal. El término lo han popularizado los ecologistas y las plataformas ciudadanas contrarias a su instalación, y se refiere a las grandes granjas intensivas, especialmente las de cerdos, gallinas o vacas lecheras.

En España, las explotaciones más grandes deben aportar sus datos al Registro Estatal de Emisiones y Fuentes Contaminantes. Según este registro, hay unas 3.200 grandes granjas de cerdos -aquellas con más de 2.000 cerdos de cebo o 750 cerdas reproductoras- y unas 550 de aves -aquellas con más de 40.000 plazas para gallinas ponedoras-.

Sin embargo, las grandes explotaciones no llegan al 1% en porcino ni al 3% en vacuno, según los datos del Ministerio de Agricultura, que muestran también que la mayor parte de las 780.000 explotaciones ganaderas que hay en España son de pequeño y mediano tamaño. 

¿Cómo funcionan?

Antiguamente, en España predominaban las pequeñas explotaciones familiares. A partir de la década de 1970, sin embargo, empezó a generalizarse un modelo de integración vertical, según el cual grandes empresas proveen de animales, pienso y atención veterinaria a los ganaderos, que aportan su trabajo, las instalaciones y la gestión de los purines a cambio de un precio cerrado por la producción, según explican desde Ecologistas en Acción.

El proceso ha provocado que cada vez sea más inviable sostener las pequeñas explotaciones, y que las grandes lo sean aún más. En los últimos 13 años, mientras el número de sacrificios aumentaba un 36 %, se ha "reducido drásticamente" el número de explotaciones reducidas, un 30 %, reza el último informe del Ministerio de Agricultura. También han disminuido un 10 % las intermedias, al tiempo que han crecido un 3 % las de mayor tamaño.

En las granjas intensivas los animales están estabulados durante toda su vida. A diferencia de la extensiva, no se alimentan de los pastos, sino de grano que proviene generalmente de importación. "Es un modelo totalmente insostenible, porque dependemos de un territorio que produce pienso que no es el nuestro, que está en Brasil y Argentina principalmente", asegura Omar Bongers, de Ecologistas.

¿Cuánto contaminan?

Las principales críticas a las macrogranjas denuncian su impacto ambiental, especialmente en lo que respecta a los purines (o excrementos) de los animales. Estos se almacenan en grandes balsas y se utilizan para abonar cultivos, pero, según Bongers, estos almacenamientos son difíciles de controlar cuando "se concentran tantos animales en tan poco espacio de tierra".

Los purines, una vez utilizados como abono, pueden filtrarse a los acuíferos. Estas aguas subterráneas ya están profundamente afectados por el impacto del estiércol de la ganadería y de los fertilizantes empleados en la agricultura. 199 masas de agua superficial, entre ríos y embalses, tienen un nivel excesivo de nitratos, mientras que 166 masas de agua subterránea también están contaminadas, según el Ministerio de Transición Ecológica.

En Cataluña, la segunda comunidad con más granjas de cerdos por detrás de Aragón, la mitad de municipios es vulnerable a la contaminación por nitratos, lo que llevó a la Generalitat a establecer una moratoria en el crecimiento de granjas y la instalación de nuevas explotaciones en 68 localidades.

"Tenemos un montón de pueblos ya al límite de que su agua del grifo sea no potable", alerta Lozano. En su localidad, Pozuelo (Albacete), donde hay una explotación de 4.000 cerdos, se ha registrado un nivel de 45 miligramos de nitratos por litro de agua, cerca del límite de 50 por el que esa agua se dejaría de considerar potable. Bruselas decidió llevar a España ante la Justicia europea por incumplir la directiva sobre nitratos a finales del año pasado.

Higuera rechaza la relación entre la contaminación por nitratos y los purines, ya que afirma que el abono con los residuos de las animales es "el único controlado", a diferencia de los fertilizantes minerales y los que provienen de las depuradoras.

En cuanto a gases contaminantes, la ganadería industrial está detrás del 92 % de la emisión de amoniaco, un gas que afecta también a la calidad del agua y los cultivos, según denuncia Greenpeace. España ha superado el techo de emisiones permitido por la Unión Europea y es el único gas del que no ha reducido sus emisiones desde 1990.

La ganadería emite un 9,1 % de las emisiones de gases de efecto invernadero en España, según los datos del ministerio que dirige Teresa Ribera. Sumado a la agricultura supone un 14 % de las emisiones, lo que sitúa este sector como el cuarto más contaminante en nuestro país.

Fuente: RTVE


Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 4 y 5 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo