Los 6 mejores lugares de tardeo en Salamanca

Viernes, 16 de Septiembre de 2022
HosteleriaSalamanca.es

Cafés especiales, copas premium, cócteles de autor, interiorismos cuidados, animadas terrazas y la mejor música de todos los tiempos. Estos seis locales salmantinos invitan a disfrutarse en la mejor compañía. ¡Os los presentamos!

Fotografía de Grand Hotel Premium Champagne Bar

1. Grand Hotel Premium Champagne Bar

Desde que en verano de 2020 Chochi, alma mater del Grand hotel, falleciera, este emblemático bar de copas ha seguido abierto al público gracias a la implicación y al trabajo duro de tres de sus cinco hijos. Los dos mayores, Pablo y Carlos, siempre están presentes tras la barra pulcramente uniformados, como el resto de su joven equipo. El Grand Hotel, cuyo nombre evoca el desaparecido hotel de lujo derribado en 2007, es el lugar donde ver y ser visto en Salamanca, un espacio siempre animado por caras conocidas del panorama local y devotos clientes que ven pasar las horas del día entre cafés y bebidas premium.

En su interior destaca su estética cuidada, que incluye un botellero espectacular, confortables sofás y fotografías de rostros conocidos como The Beatles, Oasis o David Bowie. Aunque la reina del verano es su cotizadísima terraza, desplegada en la animada plaza de Poeta Iglesias, un lugar idóneo para tomarle el pulso al centro de la ciudad.

2. Livingstone Premium Bar

Es el proyecto más personal del empresario Fernando Artigas. Inauguró el Livingstone Premium Bar en 2017, tras haber trabajado durante años en una Multinacional de bebidas. Desde entonces, Fernando se encuentra en él como pez en el agua, es de los hosteleros con vocación, que adoran su trabajo y echan con gusto las horas necesarias. Tanto él como sus hijos, también parte de la plantilla en época estival, cuidan al máximo a sus clientes para que en su bar estén cómodos y pasen un rato agradable. Espacio intimista y confortable, cafés preparados –¡atención a su irlandés!- y copas de calidad componen la propuesta de este lugar, ya un clásico de la tarde-noche capitalina.

3. Karaoke Trovador

Un espacio mítico para los  amantes del micrófono, que atesora un repertorio de más de 10.000 canciones, de todos los estilos y en varios idiomas. La propuesta musical de Karaoke Trovador se complementa con una extensa carta de cervezas nacionales e internacionales, cafés especiales y cócteles, entre ellos el Especial de la Casa, una golosina elaborada con chocolate, ron, menta y nata líquida. Su propietario, Pedro González, es otro empresario disfrutón, que siempre está al pie del cañón. Después de Ferias recuperará además su ciclo de conciertos en directo los domingos por la noche, una iniciativa con la que continuará dando visibilidad a artistas  locales.    

4. Café Niebla Bar

En este local un amplio equipo de bartenders comandados por Sergio Bermejo han llevado la coctelería  a otro nivel. Dentro de la minuta de Café Niebla Bar es posible encontrar desde los cócteles más clásicos como el Mojito, Manhattan o Moscow Mule como versiones nuevas llenas de imaginación y servidas en vajillas singulares, que hacen que tomarse un cóctel resulte toda una experiencia. Sergio es de esos cocteleros que saben traducir tus gustos y apetencias en una bebida única y personalizada, algo que gusta y reconforta a su clientela. Su particular decoración, que recuerda a un pub inglés con detalles de estética industrial y piezas de mobiliario procedentes de anticuario, su cuidado repertorio musical y su concurrida terraza completan las bondades de esta coctelería de autor.

5. Café teatro Berlín

Dos locales de ocio nocturno impulsados por los hermanos Herrero, Lolo y Amalio. El Berlín hace las delicias de los veinteañeros que buscan fiesta, diversión y el ambiente canalla de su plantilla, que se lo pasa tan bien – ¡o mejor!- que la clientela. Temas musicales divertidos para animar el bailoteo, terraza de verano a tope y fiestas temáticas en fechas señaladas del año dan muestra del “jaleo” que propone este animado local.

6. Posada de San Boal

La Posada sin embargo es uno de los locales tocados por la varita mágica del decorador Ángel Bajo, que transformó numerosos locales de copas de los noventa en verdaderas obras de arte. Hoy, casi treinta años después, en La Posada se pueden ver casi intactas las piezas de decoración excéntricas que lucía en sus primeros años (candelabros, lámparas art nouveau, querubines…) aunque otras como la casita de muñecas ha tenido que retirarse pues se deterioró con el paso del tiempo. Otras virtudes: reservados, shishas y agradable terraza en la peatonal plaza de San Boal.    



Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 3 y 3 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo