Creo que me han engañado: mi producto pesa de menos

Jueves, 22 de Septiembre de 2022
HosteleriaSalamanca.es

La lata de sardinas contiene unos gramos de menos o la bolsa de patatas fritas está medio vacía. Si pesamos en casa el contenido de un producto, a veces comprobamos que la cantidad neta es menor de lo que indica la etiqueta. Sin embargo, antes de creer que te han engañado, la OCU nos aclara algunas cosas, como por ejemplo, que en el envasado existen unos pesos mínimos “legales”.

No siempre el peso es lo que dice la etiqueta 

En las últimas semanas no dejamos de ver en redes sociales gente pesando envases de productos y denunciando públicamente que falta peso. Una comprobación muy vistosa que está haciendo que algunas publicaciones acumulen compartidos y likes.

Sin embargo, en lo referente al peso, si este es inferior a lo que indica la etiqueta, no está tan claro que nos estén tomando el pelo y te decimos el porqué.

¿Por qué pesa menos?

Si se pesa el producto en casa, antes de creer que nos han engañado, deberíamos tener en cuenta lo que dice la Organizacion de Consumidores y Usuarios OCU sobre ello: 

El peso que usamos en casa puede no estar bien calibrado, en cambio los utilizados en las industrias y tiendas tienen obligación de pasar unos controles de mantenimiento, al igual que los de los laboratorios donde se realizan los análisis, sometidos a rigurosos controles de exactitud. Un peso bien equilibrado y exacto, también, con el tiempo puede perder exactitud si no se calibra de vez en cuando.

Además, para que el peso sea exacto, el producto debe estar en una superficie bien nivelada, apoyarse bien, no sobresalir y otra serie de cuidados para hacerlo de una forma adecuada.

Para medir la totalidad del contenido, no se debe vaciar el mismo y pesarlo. Lo más exacto y, como se hace en un laboratorio, es pesarlo lleno y cerrado. Posteriormente el envase se vacía, se lava y se seca. Se realiza de esta manera, porque algunos productos son difíciles de rebañar.

¿Hasta dónde es legal?  

La legislación permite unas tolerancias de peso generales, dependiendo del peso del envase. Además, en un solo envase individual podría faltar hasta el doble de esta cantidad.

A veces el peso exacto es complicado de obtener y por ello, hay un rango de límites. Hay que pensar, por ejemplo, en una lata de sardinas o un bote de espárragos, donde no se pueden poner trozos para completar el peso. Así como también, existen productos donde es muy fácil rellenar y dar con el peso, como un bote de tomate frito.

Comprobación del peso y tamaño

En los estudios de OCU los especialistas comprueban el peso de los productos.

Con cierta frecuencia se encuentran pesos inferiores al anunciado, pero prácticamente nunca se ha detectado un peso que superara los límites legislados, que, por otro lado, se consideran generosos, dada la exactitud de la maquinaria de envasado industrial que se usa en la actualidad.

En algunas bandejas de carne o pescado hay un empapador para recoger el agua que suelta el alimento. Si no lo pusieran, el agua líquida daría mal aspecto y se fomentaría el crecimiento de microrganismo en esos jugos. Soltar agua es un proceso natural, no es fraudulento ni significa que el agua se ha añadido. Pero si cuando sacamos el alimento del envase y lo volvemos a meter se ha producido una pérdida de agua, es imposible que el peso cuadre con el indicado.

Por otra parte, en muchos envases es frecuente ver una “e” junto al peso (por ejemplo, e500 g). Eso significa que en esa fábrica se establece un control estadístico de pesos eficaces de acuerdo a la normativa europea. Por ello, no es fácil que de forma generalizada se sise en el peso de los productos, ya que las fábricas guardan registros que luego pueden ser objeto de inspección.

Otra queja habitual se refiere más al volumen: se venden bolsas que parecen muy llenas y que realmente están medio vacías, como por ejemplo las de patatas fritas o cereales. En estos casos, las bolsas están hinchadas de aire debido a una razón práctica: proteger el producto para evitar que se rompa, por lo que se realiza en productos frágiles, tales como los copos de cereales o las patatas fritas. Durante el transporte los alimentos se van quebrando, los trozos más pequeños se van apelmazando y el espacio “libre” de la bolsa aumenta respecto a cuando salió de la fábrica. Muchas veces ese gas que llevan no es aire, sino gases que facilitan la conservación, por ejemplo, con menor proporción de oxígeno para retrasar que el producto se estropee: en ese caso se indicará "producto envasado en atmósfera modificada". Las atmósferas modificadas son muy habituales en productos frescos como carnes, pescados o verduras de cuarta gama, ya que aumentan la duración y también pueden dar un aspecto hinchado.

En caso de sentirte engañado, reclama

Si estas explicaciones no te convencen y pese a todo lo dicho crees  que te han engañado, no te cruces de brazos, puedes poner una hoja de reclamaciones en el establecimiento.

Otra opción es llevar el envase cerrado hasta una OMIC, o a un laboratorio municipal (que solo acepta el producto si no se ha abierto). Así, se comprobará su peso de forma correcta. Además, en el caso de que existiera un incumplimiento, las autoridades actuarían en consecuencia, algo mucho más útil para el conjunto de los consumidores.

Fuente: OCU


Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 2 y 6 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo