Crónica desde Buenos Aires

Lunes, 9 de Julio de 2007

Son apenas las 9 de la mañana y un escurridizo rayo de sol que se ha filtrado entre los orificios de la persiana me despierta. Me muero de sueño, ayer aterricé en Buenos Aires después de 13 horas de vuelo y aún siento los estragos del jetlag. Sin embargo, una bella ciudad aguarda ser visitada bajo el baño de un frío sol de invierno.

Me visto apresuradamente, como si temiera perderme algo, y sin desperdiciar un solo segundo, abandono el “departamento monoambiente” (un estudio), que he alquilado para mis vacaciones, y me dispongo a descubrir el mundo exterior. El ruido y el caos del tráfico me espabila, los porteños caminan con prisa por las calles, sin cruzar sus miradas… No puedo contener mi sorpresa cuando veo a un paseaperros que agarra con fuerza las correas de al menos 25 canes, pegados entre sí, les es difícil incluso hacer sus necesidades, no obstante todos obedecen con sumisión al paseante, que de vez en cuando les riñe para no perder la autoridad sobre la manada.

Me detengo ante una cafetería que ofrece un espectáculo digno de admirar: decenas de medialunas (croissants) se disponen una sobre la otra formando doradas torres a las que no puedo resistirme. Entro y escojo una mesita ubicada junto a la ventana, así puedo continuar disfrutando del ir y venir de los transeúntes.

Pido al camarero un submarino (leche hirviendo con una barrita de chocolate) con dos medialunas de grasa (las hay de manteca y de grasa pero personalmente me quedo con éstas últimas). En cuanto escucha mi acento su gesto cambia y me pregunta: "¿de donde sos?" "Española" -le contesto-, "¿de qué parte?" "Salamanca"… e iniciamos una breve conversación que se repetirá en numerosas ocasiones a lo largo de mi estancia en la ciudad. Desconozco la razón pero los argentinos nos adoran, les encanta nuestro acento, todos anhelan conocer nuestro país y en general muestran una agradable simpatía hacia nosotros, apodados “gallegos” desde tiempos inmemoriales.

Dcha: Submarino con medialunas

Camino por largas avenidas, siempre flanqueadas por majestuosos árboles que parecen haber estado allí toda una vida. Disfruto del ambiente inusualmente cálido y del particular olor que desprende esta impresionante ciudad: una mezcla de parrilla de carbón, humedad y polución. Como cualquier turista recorro los distintos puntos estratégicos e imperdibles de la urbe: la Casa Rosada, la Avenida 9 de Julio (la más ancha del mundo), el Obelisco, Corrientes...

Tanta actividad turística me despierta el apetito, como apenas es la una del mediodía, me conformo con un “pancho” (perrito caliente) que adquiero en un “kiosco city”. Me convenzo de que es el perrito más delicioso que he probado en toda mi vida y me juro a mí misma repetir la experiencia en venideras ocasiones.

Continúo mi camino por la Costanera, que bordea el famoso Río de la Plata. Su cauce es tan ancho que es imposible divisar su otra orilla, ello me crea una sensación extraña, como si caminara por el Paseo Marítimo de cualquiera de nuestras playas nacionales.


Casa Rosada

Buffet del Rodizio

Tropiezo con un restaurante llamado Rodizio del que he oído decir maravillas y no lo pienso dos veces; entro. El cubierto cuesta 65 pesos( unos 15 €) y a cambio uno puede degustar sin límite los mejores entrantes, fiambres, quesos y carnes. A mi entera disposición tengo bandejas repletas de arrolladitos de pollo, vitel toné, salmón rosado y unas piezas de “bife” que jamás olvidaré. He de reconocer que me excedo, pero al fin y al cabo ¿cuántas veces voy a estar en Argentina en mi vida?.

La tarde transcurre apacible: recorro numerosos mercadillos descubriendo verdaderas obras de arte a precios ridículos, visito Puerto Madero (el antiguo puerto fluvial de la ciudad que en los últimos años se ha restaurado y transformado en el “Nuevo Miami”, con decenas de restaurantes "posh" y pubs de moda), me acerco hasta el barrio de la Boca... y agasajo mi paladar con unos deliciosos sándwiches de miga primavera y jamón y queso, el snack de moda en la ciudad desde hace décadas.

Esta noche he reservado entradas para asistir al mejor espectáculo de tango de la Argentina, al que por cierto recientemente acudió Liza Minelli como espectadora, tras actuar en uno de los grandes teatros de la capital.

Dcha: No deje de probar los sorrentinos de jamón y queso, no le dejarán indiferente

El precio asusta a cualquiera: ¡¡¡250 pesos!!! (65 €) pero la ocasión lo merece y además incluye una completa cena con corte de carne a la parrilla. Cuando llego a “Señor Tango” ya se encuentra abarrotado de expectantes comensales. El lugar es elegante; el escenario se enclava en el medio de una extensa planta rectangular de tres pisos en los que estratégicamente se distribuye el público.

La iluminación es perfecta y la atención del servicio excelente. El espectáculo supera todas mis expectativas y logra emocionarme hasta tal punto que mis manos se sienten doloridas de tanto aplaudir.

De camino a casa, reposo mi cabeza sobre el asiento trasero del taxi y me limito a observar la ciudad: cientos de cartoneros recorren las calles recogiendo esa preciada materia prima que les proporciona su pan de cada día, esa imagen me deprime... Mientras tanto grandes multitudes salen de los diferentes teatros de la avenida Corrientes, todos sonríen satisfechos de haber acudido a una buena representación... “ Me deja en el cruce de la Avenida Santa Fe” -le indico al taxista-, él me mira con curiosidad y con cara de sorpresa me pregunta “¿sos española?”.

Izda: El Obelisco, en la Avenida 9 de Julio


Comentarios

Sebastián
Lunes, 26 de Julio de 2010
Con respecto a los vasos de submarino con base de metal, son algo tradicional, y tuvo usted suerte: ya es muy raro verlos en los cafés de Buenos Aires.
Eva
Lunes, 20 de Abril de 2009
Si te digo la verdad he visto vasos de submarino con base de metal en un puestecito del rastro de Salamanca, los vi hará un par de domingos, es un puesto que tienen complementos de cocina y la verdad es que está muy bien de precio. Suerte!
Invitado
Lunes, 20 de Abril de 2009
Estoy buscando un vaso de Submarino con base de metal. Donde se puede consiguir?

 


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 6 y 2 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo

10ª GALA DE LOS PREMIOS HS

  • Lo último
  • Lo más leido
  • Lo más comentado
Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con diversas finalidades tales como: registrar su actividad en el sitio web y optimizar y mejorar nuestros servicios. Entendemos que acepta el uso de cookies si siguen navegando por la web. Podrás obtener más información sobre las cookies en política de cookies.

Uso de cookies