Tonterías no, por favor

Jueves, 13 de Octubre de 2011

Es curiosa la transformación mediática que en los últimos años ha sufrido la profesión de cocinero. Afortunadamente, ahora ya, “ser cocinero” no es cualquier cosa. Antes, hace pocos años sí.

El “cocina” obedecía casi siempre al perfil de un ser ignorado, oculto en habitáculos oscuros y malolientes, cargado su propio cuerpo de grasa innecesaria, sudoroso, poco dado a la higiene e, indefectiblemente, de mal humor. El Chef de antaño se llevaba siempre todas las culpas, cargaba con las responsabilidades y, raramente, las felicitaciones del cliente llegaban a sus oídos.

Juan Santamaría, columnista de www.hosteleriasalamanca.es

Era normal que hubiese alcanzado el grado máximo de responsabilidad después de haber faenado en todas las categorías previas en una cocina cualquiera, pelando patatas por el hecho de no poseer habilidades para nada más. Así iba la cosa. El que no valía para los estudios…

Afortunadamente aquella etapa quedó ya en el olvido habiendo dado paso, en primer lugar, al reconocimiento de sus méritos, a la natural aparición en la escena de los focos y la decoración exquisita del comedor cambiando impresiones con los comensales con total naturalidad, etc. etc.

A medida que los mayores se fueron jubilando aterrizaron en cada vez más modernas y espaciosas cocinas, nuevos y prometedores chicos jóvenes que además, habían cursado estudios previos en adecuadas escuelas del ramo, han asistido a ferias especializadas, se han preocupado de estudiar... Las revistas, la televisión, internet, prestan más atención al responsable trabajo de unos profesionales que, reconocida su importancia, son fundamentales para la trayectoria de cualquier local de hostelería que se precie. Parece ley básica: Si hay un buen cocinero el negocio funciona.

Otra cosa es (según mi criterio) la excesiva mediatización de los “primeros espadas” del oficio este, y la tonta devoción de cuantos les siguen en sus conferencias, enseñanzas, lecciones y demostraciones de cómo se debe freír un huevo a partir de sus primeras apariciones en cualquier medio de comunicación.

Quienes les admiran, devotos y confesos ignorantes ante tanta maravilla, se revuelven cada uno en su acomodo y reconocen que ellos nunca habrían sido capaces de descubrir tan nuevo procedimiento para su “huevo frito tradicional”.
La admiración hacia los “elegidos” crece al mismo tiempo que engordan sus cuentas corrientes y quienes les encumbran está equivocados.

Porque no. Aquel huevo frito al estilo y la técnica de siempre tiene tanto mérito y valor como cualquier innovadora manera de hacerlo. Los guisos tradicionales, los postres de siempre, los tiempos, las temperaturas, las texturas de nuestras y sus abuelas, pueden perfectamente satisfacer al paladar más exigente. Si además, quien lo trabaja, es capaz de recuperar los ancestrales sabores y regresar al comensal a su niñez, el éxito está aun más asegurado.

Evolución y progreso sí… tonterías, no, por favor.

Juan Santamaría
Chef Director del Restaurante Cala Fornells
Tejares, Salamanca

¡Déjanos tu opinión acerca de este artículo en el espacio para comentarios!


Comentarios

Pedro Bonillo Martin
Martes, 20 de Diciembre de 2011
Hola, Juan. Acaso eres mallorquin?yo tambien y ademas cocinero. totalmente de acuerdo con este y otros articulos que he leido. Por cierto ,llevo 6 meses trabajando aqui y la verdad que no he tenido la suerte de encontrar un buen sitio,sabes de algo?
Dionisio
Miércoles, 2 de Noviembre de 2011
Muy buen artículo. Muy buenos arroces y muy buena y honrada cocina, que es un soplo de aire fresco en el panorama de la cocina de Salamanca.
Jose Luis
Martes, 1 de Noviembre de 2011
Totalmente de acuerdo con el comentario MAESTRO.
Ah, enhorabuena por esos espectaculares arroces de los que ya hace años nos brinda SU excelencia en esta ciudad muy rica en productos pero creo (y es mi humilde opinion) pobre en originalidad, variedad y calidad. Soy aficcionado, no profesional pero con la suerte de haber recorrido durante años todas nuestras regiones y haber experimentado los placeres de nuestra gastronomia y cierto es que las comparaciones son odiosas pero a la hora de salir a comer fuera de casa yo en Salamanca la verdad es que me lo pienso bastante y al final siempre recaemos en el mismo grupito (5-6) de restaurantes. Creo que se confunde innovación y originalidad con pijeria pura y dura y sablazos en la cuenta por platos con nombres muy rimbombantes pero faltos de calidad.

 


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 4 y 3 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo

10ª GALA DE LOS PREMIOS HS

  • Lo último
  • Lo más leido
  • Lo más comentado
Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con diversas finalidades tales como: registrar su actividad en el sitio web y optimizar y mejorar nuestros servicios. Entendemos que acepta el uso de cookies si siguen navegando por la web. Podrás obtener más información sobre las cookies en política de cookies.

Uso de cookies