El estanque La Palla de la Sierra de Francia, protagonista de un artículo en la Guía Repsol

Viernes, 13 de Agosto de 2021
HosteleriaSalamanca.es

'Un chiringuito con infinity pool en plena Sierra de Francia' se titula la publicación de la famosa guía nacional e internacional. Te lo mostramos completo en HosteleríaSalamanca.

Que el estanque La Palla, en el municipio salmantino de Garcibuey, sea protagonista de un artículo en la prestigiosa Guía Repsol es de aplaudir. Y es que este lugar al que cada vez acuden más visitantes, es digno de admirar, y a partir de ahora será mucho más famoso que antes.

Este es el artículo completo que hoy publica la Guía Repsol y que firma Almudena Martín, con fotos de Sofía Moro:

"Coge el bañador, la toalla y una chaquetilla para la noche. Poco más. Sube hasta el Collado de la Palla, en Garcibuey, apaga el móvil y déjate cautivar por el hermoso paisaje de la Sierra de Francia que se despliega antes tus ojos. Todo a una hora de Salamanca. El lugar tiene todos los ingredientes para convertirse en el planazo del verano: una piscina natural, un chiringuito donde te podrías quedar a vivir, buena gastronomía y unos atardeceres que te dejarán embelesado.

Cambiar su ajetreada vida en Ibiza por la tranquilidad de Garcibuey, un pequeño pueblo de la Sierra de Francia, en Salamanca, de apenas 180 habitantes. Esa es la decisión que tomó Quintín Gorjón hace apenas dos años, después de vivir 30 en la isla Pitiusa. "Esto sí que es el paraíso", reclama alto y claro. No se arrepiente ni un sólo día de haber vuelto a su pueblo, de haber dejado su vida frente al ordenador en las Baleares y abrir un chiringuito en medio de un magnífico vergel que él mismo ha plantado, con una piscina natural y unas vistas de escándalo sobre la sierra que le vió crecer.

Quintín abre temprano 'El Collao'. A las 10 de la mañana está listo para servir desayunos a quienes quieran acercarse hasta allí, sobre todo inquilinos de las campers o las autocaravanas que aparcan en la zona. El chiringuito no se encuentra dentro de Garcibuey, hay que buscarlo a poco más de un kilómetro, a los pies del estanque La Palla, construido en los años 40 como depósito para el riego con 3.000 metros cúbicos de agua, siendo la mayor piscina natural de toda Salamanca.

"Hoy sirve para abastecer a los helicópteros en caso de incendio y tiene el mismo diámetro que el ruedo de la Plaza de Toros de Salamanca", comenta un lugareño del pueblo mientras se toma un vino en este chiringuito que el 1 de julio cumplió su primer año de vida. Su nombre, 'El Collao' hace un guiño a como se conoce la zona: El Collado de la Palla.

Al borde del estanque, varias adolescentes se lanzan sobre esta infinity pool de más de dos metros de profundidad que se asoma a una sierra llena de matices, un lienzo natural que cambia por horas y te hipnotiza con su gloriosa calma. Al fondo, se observan los pueblos de Miranda del Castañar -el que mejor-, Lagunilla, Pinedas, la tierra de Béjar y hasta las Hurdes de Cáceres. "Este entorno es mágico, mires por donde mires", destaca Quintín con una sonrisa sincera, feliz y llena de paz, de alguien que por fin ha encontrado su sitio.

Este salmantino nacido en Aubin (Aveyron) -sus padres tuvieron que emigrar a Francia- saca su móvil para mostrar cómo se encontraba hace 45 años este terreno de más de 35.000 metros. En las fotografías se aprecia un pequeño kiosko de madera bajo un enorme castaño de indias, donde su padre vendía refrescos y bolsas de patatas fritas a quienes subían al embalse. Hoy, las maderas de ese castaño de indias rinden homenaje a ese recuerdo convertidas en una mesa situada en la misma parcela del chiringuito, donde además hay varios barriles donde apoyar la cerveza fría, y un pequeño espacio de césped donde los chavales se tumban con las toallas todas las tardes.

"Todo este terreno era en origen una era de trillar. No había absolutamente nada. Lo compró mi padre y yo le ayudaba con 14 años en el kiosko. Aún recuerdo cómo cargaba con las barras de hielo que traían del Correo de Béjar, ¡pesaban más que yo!", dice entre risas. "Junto a mi padre comenzamos a recuperar este lugar plantando árboles. Hasta que él se bajó al pueblo, yo marché a Ibiza y esto se abandonó", añade con cierta nostalgia.

Hoy, Quintín continúa con la estela de su padre, "haciendo pueblo" con su chiringuito, cuidando ese vergel que crece día a día con nuevos pinos, eucaliptos, olmos, frutales, álamos, alcornoques, tilos, avellanos, tomillos, lilos, olivos... "en total, más de 15.000 árboles". El chiringuito está totalmente mimetizado con el entorno, cuenta con 13 placas solares, baños con fosas sépticas controladas y un amplio parking. "Tienes que darle facilidades a la gente para que venga hasta aquí y quiera quedarse", recalca. Además del magnífico chapuzón en la piscina, tras el chiringuito, nace una sencilla ruta de unos tres kilómetros que conduce al mirador de la Peña de las Palomas. Más vistas sobre Las Quilamas y menos ganas de abandonar este lugar.

La carta del chiringuito está a la altura del sitio en el que nos encontramos. Buenas raciones con productos locales, y casero, todo muy casero. En la cocina le ayuda su mujer, que saca sus famosas patatas asadas al horno con dos salsas -alioli y salsa golf picante-, mientras varios vecinos de Garcibuey alaban los pinchos morunos, las tostas de sardinas ahumadas, la chistorra o los pimientos rellenos de bacalao.

Quintín hace alarde del rico producto que tienen en la sierra, de los quesos de los Arribes -como el de Rabadán-, las carnes que le trae El Mayoral, de Tamames; o los vinos y aceites de Soto de Perahigos, de Miranda del Castañar. "Yo he vuelto aquí para hacer pueblo", reitera sin más ambición que la de poner en valor lo que nace a su alrededor. Eso sí, quiere alargar todo lo posible la temporada y planea techar parte del chiringuito para que también se pueda disfrutar en invierno. "Porque aquí cada estación del año es un espectáculo. Mi preferida: la primavera", confiesa.

El sol comienza a caer sobre la Sierra de Francia mientras las velas y los farolillos de 'El Collao' se encienden poco a poco. El ambiente se vuelve aún más mágico. Quintín sirve otra copa de vino de tinto. Brindamos y olvidamos las prisas. Aquí están prohibidas. Y gozamos de las vistas de un paisaje que nos deja totalmente cautivados".


Comentarios

Maria
Miércoles, 18 de Agosto de 2021
Horrible!!!!!
El agua verde, todo seco, nada verde donde poder pisar....
El servicio del chiringuito fatal!!!!!
Para no volver
No se de donde se ha sacado las referencias la guía Repsol...
Fructuoso Corral Vicente
Lunes, 16 de Agosto de 2021
Es un lugar privilegiado. Paisaje maravilloso y los dueños del chiringuito muy amables. Un PUCHERERO.
Chuchi
Sábado, 14 de Agosto de 2021
Pequeño para comer ,poco verde
María
Viernes, 13 de Agosto de 2021
Mucha publicidad , llegas y te encuentras 4 mesas servidas y 15 vacías sin sombra ni sombrillas se acercan a ti a ver que quieres y te dicen que no sirven nada que están completos , después de subir con mucha dificultad al chiringuito , por lo menos más amabilidad !! Y mejores propósitos que somos personas ....no volveremos claro!!!
Parlanchin
Viernes, 13 de Agosto de 2021
15.000 árboles?? Jajaja. La verdad es que ninguno plantado por el. Te has tenido que ir al pueblo por que te quedaste sin trabajo. Daros de alta todos los que estáis trabajando alli
ROSA
Viernes, 13 de Agosto de 2021
UN LUGAR, PARA PERDERTE ENTRE JARAS Y TOMILLOS, REALMENTE MARAVILLOSO. EN FAMILIA Y CON EL PICOTEO DE QUINTIN. PARA VOVER.
Antonio
Viernes, 13 de Agosto de 2021
Que alegria que el pueblo de nacimiento de mi padre, tenga personas con iniciativa, y más si está se llama igual que él. Mucha suerte.

 


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 3 y 8 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo