Seis peculiaridades sobre Gonzalo Torrente Ballester, el ilustre literato

Miércoles, 11 de Marzo de 2020
Patricia Carnero

El escritor gallego era un asiduo de la Plaza Mayor, a cuyas cafeterías acudía a redactar sus escritos. También solía dirigirse a los salmantinos desde el balcón del Ayuntamiento para inaugurar la Feria Nacional del Libro.

1. Nacido en la aldea de Serantes (Ferrol, la Coruña) en 1910, se trata de uno de los mejores escritores españoles del siglo XX. Su infancia se caracterizó, como él mismo contaba siempre, por la presencia de las mujeres de la familia, de quienes heredó la exquisita tradición oral que dio origen a no pocos relatos. Al finalizar el bachillerato ya había leído a los grandes clásicos españoles y a la mayoría de los extranjeros.

2. Aunque empieza en 1938 como autor teatral (‘El viaje del joven Tobías') y desarrolla posteriormente su labor como crítico (Teatro Español Contemporáneo, 1957; ‘El Quijote como juego, 1977), es mucho más importante como novelista. 

3. Si su teatro es simbolista e intelectual, su narrativa comienza siendo realista desde ‘Javier Mariño’ (1943) hasta la célebre trilogía ‘Los gozos y las sombras (1957-1962). 

4. Su siguiente etapa es de experimentación narrativa, desde ‘Don Juan’ (1963) hasta La saga/fuga de J.B (1972), título clave de la novela contemporánea que inicia su trilogía fantástica (con Fragmentos de ‘Apocalipsis’, 1977, y ‘La Isla de los jacintos cortados, 1980), en la que la magia, el humor y la ironía se mezclan con la realidad. Ya a edad avanzada le llegan el reconocimiento popular (gracias a la versión de ‘Los gozos y las sombras) y los premios: el Nacional de Literatura (1981), el Príncipe de Asturias (1982), el Cervantes (1985) y otros muchos. 

5. Profesor de literatura hasta 1980, siguió escribiendo sin descanso hasta su muerte (‘Quizá nos lleve el viento al infinito’, ‘Yo no soy yo, evidentemente, Crónica del rey pasmado; La novela de Pepe Ansúrez; La boda de Chon Recalde; Doménica). En 1975, año de su entrada en la Real Academia se estableció en Salamanca hasta su muerte (1999), donde era un personaje querido y respetado. 

6. El 27 de enero de 1999, mientras dormía, falleció en su casa de Salamanca, ya casi en olor de santidad literaria, Víctor García de la Concha, director de la Real Academia Española y catedrático en el Estudio salmantino, le llamó “el Señor de las palabras”. Así resumía de manera tan acertada la dedicación de toda una vida al mundo de las letras y la docencia.


Artículos relacionados

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 1 y 3 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo

10ª GALA DE LOS PREMIOS HS

  • Lo último
  • Lo más leido
  • Lo más comentado
Uso de Cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con diversas finalidades tales como: registrar su actividad en el sitio web y optimizar y mejorar nuestros servicios. Entendemos que acepta el uso de cookies si siguen navegando por la web. Podrás obtener más información sobre las cookies en política de cookies.

Uso de cookies