El azúcar oculto en 14 productos infantiles muy habituales

Lunes, 4 de Enero de 2021
HosteleriaSalamanca.es

Los españoles triplican el consumo de azúcar recomendado al día, y los niños no se quedan atrás. Más allá de las socorridas galletas, la mayoría de los productos que los menores toman a diario se endulzan con esta sustancia. ¿Qué alimentos y bebidas son esos? ¿Qué cantidad de azúcares contienen? ¿Cuánto azúcar ingieren nuestros pequeños?

La Organización Mundial de la Salud (OMS), en su guía ‘Ingesta de azúcares para adultos y niños’ (2015), establece en 50 gramos al día el consumo máximo de azúcar en adultos (unos 12 terrones), y en 37 gramos (aproximadamente 9 terrones) el tope para los más pequeños.

En España, el consumo de glucosa triplica las recomendaciones de la OMS en adultos y preocupa en población infantil: según el último informe Aladino, un 60 % de niños consumen un mínimo de cuatro veces a la semana alimentos altamente azucarados que deberían ser de ingesta ocasional, tales como galletas, golosinas, batidos o néctares. Las consecuencias de este abuso son bien conocidas en la infancia: se traduce en un empeoramiento de la salud bucodental, el sobrepeso y la obesidad–con riesgo de convertirse en patologías crónicas en la etapa adulta–, además de diabetes tipo 2, enfermedades cardiovasculares o hígado graso. Para conocer dónde se esconde el azúcar que ingieren los más pequeños, el dietista Pablo Ojeda analiza algunos productos habituales en su dieta en un artículo publicado por Consumer. Esto es lo que contienen por ración:

1. Leches de crecimiento: 12,5 terrones de azúcar

Las leches de crecimiento son más caras que la leche entera (a partir de los 12 meses) e incluyen frecuentes alegaciones sobre su contenido en vitaminas, minerales y omega 3. Sin embargo, los pediatras advierten de que su alto contenido en azúcar supera las recomendaciones. “Son innecesarias. No solo tienen mucho azúcar, también son ricas en grasas. Están dirigidas para ser agradables al paladar, lo que en bebés y niños puede dificultar la introducción de alimentos saludables”, analiza Ojeda.

  • Alternativa saludable: para niños que no tomen leche materna, antes de los 12 meses, las leches de inicio, y, después, la leche entera.

2. Bebidas azucaradas: 9,5 terrones de azúcar

En los últimos meses, España seguía la estela de países como Francia al anunciar una subida fiscal a estos productos. Para el dietista Pablo Ojeda, “estas medidas serán útiles conforme sirvan para reducir el precio de frutas y verduras, con el fin de que colectivos desfavorecidos puedan acceder a estos productos”. De todas las bebidas azucaradas, las calificadas habitualmente como “energéticas” son las de mayor contenido en azúcares, alcanzando los 60 g por envase estándar de 553 ml.

  • Alternativa saludable: solo hay una alternativa saludable a estas bebidas: el agua.

3. Cereales de desayuno: 9,25 terrones de azúcar

Para los nutricionistas, los cereales azucarados constituyen un alimento objetivamente insano que, gracias al márketing, ha conseguido disfrazarse de saludable. “Además del perjuicio para la salud, por tratarse de ultraprocesados con alto contenido de azúcar, son inadecuados para el desayuno de los menores por su capacidad para desplazar alimentos fundamentales, como frutas o granos integrales”, analiza el dietista Pablo Ojeda.

  • Alternativa saludable: las gachas de avena o un tazón de yogur griego con un par de cucharadas de avena y fruta.

4. Cacao soluble: 4,75 terrones de azúcar

Son el azucarado más consumido en los desayunos infantiles, según el último estudio Aladino. Un producto ultraprocesado consistente sobre todo en sacarosa tratada con saborizantes que simulan la textura del cacao. El dietista Pablo Ojeda se muestra tajante: “Podríamos decir que es azúcar pintado de marrón, con un poder adictivo muy peligroso en niños”.

  • Alternativa saludable: cacao 100 % en polvo. No hay que confundirlo con las marcas que chocolatean la leche. El cacao puro suma muchas ventajas nutricionales: antioxidante, sin azúcar y bajo en sal.

5. Cremas de verdura precocinadas: 3,1 terrones de azúcar

La regla de los nutricionistas es que hay que cocinar en casa y recurrir lo menos posible a productos elaborados. Pero dentro de estos, también existen excepciones. Una de ellas puede ser la familia de las cremas de verduras, donde varias marcas presentan algunas que, aunque tienen un poco de azúcar, consiguen el aprobado de los expertos. Eso sí, conviene revisar bien la etiqueta y los porcentajes de azúcar y de verdura, porque podemos encontrar algunas con solo un 1 % de estas últimas.

  • Alternativa saludable: los salmorejos y los gazpachos precocinados suelen tener un buen perfil. También, algunos caldos de verduras y cremas de calabaza.

6. Potitos de frutas: 3 terrones de azúcar

Contienen azúcares ocultos en cantidades elevadas y algunos llegan incluso a los 16 g, lo que significa que si se ingieren dos unidades al día se alcanzaría el límite de la OMS de los 37 g en menores. “Se trata de aportes innecesarios por parte de los fabricantes, puesto que la fruta ya contiene azúcares intrínsecos. El azúcar libre solo aporta calorías vacías y, en el caso de los bebés, les hará acostumbrarse a sabores dulces, dificultando la adhesión a frutas y verduras”, advierte Ojeda.

  • Alternativa saludable: cuando se inicia la alimentación complementaria, lo mejor es ofrecer alimentos sólidos para que puedan comer de manera autónoma.

7. Pizza precocinada: 3 terrones de azúcar

Poco tiene que ver con la cocina italiana. Desde el punto de vista nutricional, las alertas no se centran solo en su contenido de azúcar, como explica Pablo Ojeda: “Su consumo debe ser muy ocasional, dada la cantidad de grasa, sal y azúcar. Además de que la calidad de sus ingredientes, por norma general, deja bastante que desear”.

  • Alternativa saludable: para reuniones familiares podemos recurrir a quesos, caña de lomo, encurtidos, mariscos, ahumados… También se puede optar por hacerla en casa controlando los ingredientes.

8. Yogures de crecimiento: 2 terrones de azúcar

Igual que las leches de crecimiento, los yogures para bebés son un fenómeno reciente. Su precio elevado y sus envases repletos de alegaciones nutricionales despiertan críticas en el sector sanitario, que las califican de engañosas, especialmente las que los identifican con un producto a partir de 6 meses, cuando la mayoría de guías de alimentación complementaria indican que el yogur debería introducirse en pequeñas cantidades a partir de los 10 o 12 meses, pero siempre natural y sin azúcar. “Son absolutamente innecesarios”, resume Ojeda.

  • Alternativa saludable: el yogur natural sin azúcar. Si les resulta amargo, se le puede añadir trocitos de fruta y una onza de chocolate del 75 % cacao.

9. Galletitas saladas: 1,8 terrones de azúcar

Cuando se habla de productos azucarados, las galletas suelen ocupar todas las alertas en nutrición, dejando a sus versiones saladas en segundo plano. También contienen azúcar, aunque en una proporción menor que las dulces, pero eso no mejora su perfil nutricional. Además, poseen grandes cantidades de sal. “Según mi experiencia, estos productos generan problemas de autocontrol una vez abiertos”, alerta el dietista Pablo Ojeda.

  • Alternativa saludable: unos palitos de zanahoria para untar en guacamole o hummus.

10. Salsa de tomate precocinada: 1,6 terrones de azúcar

El sofrito de tomate es una de las preparaciones que más interés científico acapara por su impacto beneficioso (su mezcla con el aceite de oliva virgen libera antioxidantes y reduce los marcadores de inflamación en sangre, tal y como demostró este estudio del Ciberobn). Pero su versión precocinada no conlleva las mismas ventajas. “El sofrito casero obtiene el sabor dulce de la cocción de cebolla y otros vegetales, mientras que en la salsa industrial se saltan estos pasos añadiendo azúcar”, explica Ojeda.

  • Alternativa saludable: comprar el tomate en conserva ya pelado y/o triturado para ahorrar tiempo en la elaboración casera.

11. Pan blanco: 1,5 terrones de azúcar

El pan blanco y su alto contenido en azúcar es uno de los problemas nutricionales más generalizados de la dieta occidental, según los nutricionistas. Pablo Ojeda explica las razones: “Además del azúcar añadido, hay que pensar que las harinas blancas se metabolizan en el organismo como un azúcar, algo que no sucede con las harinas integrales. Por eso tienen un impacto negativo menor en la salud”.

  • Alternativa saludable: además del pan 100 % integral, también es buena opción el pan wasa, un pan fino con semillas y compuesto por avena y centeno.

12. Snacks de maíz: 1,25 terrones de azúcar

Estos aperitivos son a menudo percibidos erróneamente como saludables por no contener gluten, algo que los nutricionistas rechazan, máxime cuando se trata de gusanitos, conos, bolitas y aros de maíz. “Aunque su contenido en azúcar no es alto, sí tiene mucha sal, harinas refinadas y aceites malos. En consulta vemos casos de personas adictas a estos productos, lo que provoca que las cantidades que se ingieren sean elevadas”, advierte Ojeda.

  • Alternativa saludable: para niños mayores de cinco años, la mejor elección es preparar unas palomitas caseras o un cuenco de frutos rojos.

13. Kétchup: 1,1 terrones de azúcar

Existen bastantes diferencias entre marcas, pero la media ronda los 4,4 g de azúcar por ración (un sobre de 20 g). Esta salsa es muchas veces el comodín de muchas familias para camuflar los sabores más difíciles a los paladares infantiles. El problema de este producto no es tanto su cantidad de azúcar, sino que suele acompañar los platos menos saludables, como cuenta el dietista Pablo Ojeda: “Sucede igual con la mostaza. En ambos casos la cuestión principal es plantearse a qué alimento acompaña”.

  • Alternativa saludable: buscar una marca de kétchup que no exceda los 5 g de azúcar por 100 g.

14. Salchichón: 0,6 terrones de azúcar

Un ejemplo claro de que una baja cantidad de azúcar no siempre es sinónimo de más saludable. El salchichón forma parte de las carnes procesadas y, por lo tanto, su consumo se relaciona con el desarrollo de enfermedades como la diabetes tipo 2. La industria no siempre utiliza el azúcar para dar sabor; a veces también como elemento conservante, como es este caso. “Su alto contenido en sal y grasas lo desaconsejan para un consumo habitual”, detalla Ojeda.

  • Alternativa saludable: dentro de un consumo ocasional, mejor sustituirlo por pechuga de pavo o jamón cocido extra, pero fijándose en que el porcentaje de carne supere el 85 %.

Comentarios

No hay comentarios


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 8 y 4 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo