Matanza tradicional del cerdo en Tarazona de la Guareña (Salamanca)

Lunes, 10 de Diciembre de 2007

Fuente: Hosteleriasalamanca.es 
Fotos y texto: Eva González

Una auténtica fiesta gastronómica que reunía a familiares, amigos y vecinos, que propiciaba una jornada de encuentro y de trabajo compartido y que siempre se alegraba con anís y sabrosas tajaditas del animal recién sacrificado. Una tradición que desgraciadamente año tras año se ha ido perdiendo; las nuevas tecnologías, la huída de la gente a las grandes ciudades y sobre todo la progresiva desaparición de una generación –la de nuestros abuelos- que lo han mamado desde pequeños y que lo viven con admirada responsabilidad e ilusión. Nos desplazamos hasta el municipio de Tarazona de la Guareña para disfrutar de la matanza tradicional del cerdo que una de las familias del pueblo organiza cada año por estas gélidas fechas. ¿Nos acompañan?.


El frío, la niebla espesa, las tempranísimas horas de la mañana… nada es capaz de detener al grupo de personas que a lo largo de dos días se van a dedicar en exclusiva al despiece y la preparación de los diferentes productos a partir de tres hermosos cerdos. Todos se han ataviado correctamente para la ocasión: ropa vieja, mandiles descoloridos, doble calcetín, pañuelos en la cabeza, monos de trabajo… Ya tienen experiencia en estos menesteres, pues llevan entre 25 y 70 años participando en la matanza, por ello todos saben cómo hacer qué en cada momento.

Vamos a saltarnos la parte más “dura” del proceso: la matanza en sí, para comenzar a relatar la historia desde el punto en el que los tres –pobres- animales, ya despojados de sus vísceras, se dejan orear durante varias horas. Horas que las mujeres dedican a la limpieza de las tripas, que

Dcha: Lavando las tripas

posteriormente se utilizarán para hacer los embutidos. Agua caliente, sal y vinagre se echan una y otra vez sobre los intestinos de los animales hasta que quedan blancos como la nieve. Servidora percibe los potentes aromas que desprende el marrano, aspecto del que Emiliana, Anuncia y Francis no parecen percatarse.

Me alejo con disimulo para oxigenarme y aprovecho para indagar sobre los orígenes de esos cochinos abocados a este trágico final. Parece ser que tienen, tenían un año de vida, durante el cual habían sido cebados a base de trigo y cebada. Un año de revolcones por el

Izda: uno de los cerditos antes de ser sacrificado

lodo, de despreocupación, de alimento en abundancia, y de pachorra continuada ¡vaya vida!. Tan cómodo les resultó este período de tiempo que cada uno llegó a pesar la friolera de 180 kg, desarrollando fornidas patas y rollizos lomos.
Arriba y de izda. a dcha.: hígado guisado, el "mondongo" (sangre, cebolla y cominos) y carne de cerdo a la parrilla

Mientras tanto, al frente de los fogones Mª Loli prepara lo que va a ser el almuerzo: un mondongo a base de sangre de cerdo, cebolla y comino y el hígado de cerdo guisado. Además de estos platos, una gigantesca pota humea sobre las brasas de la lumbre, en su interior unas contundentes alubias con tajadas ultiman su proceso de cocción. ¿Y el pan? Alguien se olvidó de comprarlo, me ofrezco voluntaria a ir “en’ca Caliche”- un modismo utilizadísimo en el pueblo-, que minutos después me entrega unas deliciosas hogazas.

Dcha: Santiago (con una gorra marrón), es el encargado de "estrazar" los cerdos



 

Tras la pausa para la comida, a las dos en punto, aparece el “descuartizador” hacha en mano. Todo el grupo de moviliza, cada cerdo es transportado hasta una mesa de corte donde tras extraer el llamado “hueso del alma”-el espinazo -se despieza, se descarna y se desuella.


Las mujeres en el interior se encargan de partir las piezas de carne que les van llegando y de seleccionar su destino: chorizo, salchichón, farinato y lomo. Diferentes artesas se van llenando con decenas de kilogramos de carne que parecen no acabar nunca. Tres horas más tarde, se realiza otro “break” en el que se degustan los primeros pedacitos de carne y las recién fileteadas pancetas, todo ello preparado a la brasa de una cálida y acogedora chimenea. Todos devoramos estas sabrosísimas tajadas, conscientes de que aún queda la última fase de la jornada.

Izda: Las mujeres seleccionan la carne.


Una picadora industrial, único símbolo de modernidad en todo el proceso, es ahora la protagonista y encargada de desmenuzar más de 100 kg de carne, que son exhaustivamente pesados. Se calcula la cantidad de adobo para cada artesa de picada, y se desparrama el pimentón, el vino blanco, la sal gorda y el orégano sobre el género destinado a transformarse en decenas de chorizos. Pero ese paso, el denominado proceso de “achorizar”, se deja para el día siguiente cuando el adobo haya penetrado en la carne, impregnándola de todo su aroma y sabor.


Picando la carne del cerdo


Picada para chorizo


Pesando la carne picada


Picada para salchichón

Son las 19:05, ya ha anochecido y el grupo al completo aún reserva sus últimas energías para posar ante mi cámara fotográfica. Ha sido un duro día de trabajo que se verá recompensado con suministros alimentarios para todo el año venidero: jamón serrano, chorizo, salchichón, farinato, chichas, lomo fresco y en aceite… Servidora también se va tan contenta, con una cinta de lomo y unas pancetitas. Ahora solo queda esperar un par de meses para que los embutidos estén en su punto…


El grupo al completo


Comentarios

José V. A.
Sábado, 31 de Agosto de 2013
Estas fotos son de agradecer para los que por cualquier causa no podemos vivirlas; me ha encantado ver personas que son de mi época; gracias por esta aportación
manuel diaz
Viernes, 14 de Diciembre de 2007
[EMAIL]manueldiaz@neuf.fr[/EMAIL]
viva la tierra del buen hacer . esto hes todo sensacional tengo que hacer todo lo posible para que mis amigos de paris vean estas bonitas fotos
saludod de MANUEL
Carlos Barco
Miércoles, 12 de Diciembre de 2007
Que envidia me da ver esas fotos!!!! lo mejor de todo es que no parece que a los protagonistas de la matanza se les estèn pasando las ganas de continuar. Que asì sea, ya que pudiera ocurrir que si nos cargamos nuestras tradiciones, nos cargaremos nuestras raices y con ellas la base de nuestra cultura y por tanto nuestra gastronomìa, que al fin y al cabo es parte de nuestra cultura. Animo y a seguir sacrificando cochinos cada invierno.
"tiato"
Martes, 11 de Diciembre de 2007
Me gusta todo del cerdo, sobre todo si es iberico. ¡Me han gustado mucho las fotos!

 


Nuevo comentario

Nombre
Comentario
Verificación Responde a esta sencilla pregunta para comprobar que no eres un robot.

¿Qué resulta de sumar 7 y 3 ?
  Acepto las normas de participación.
  Acepto la política de privacidad.
  Acepto las condiciones generales de uso.
 

Información básica sobre protección de datos
Responsable: COMUNICACIONES INTERLINK, S.L.
Datos de contacto DPO: info@internacionalweb.com
Finalidad: Realizar una correcta gestión del servicio solicitado, así como informarte de mejoras o novedades en nuestros productos y servicios.
Base jurídica en la que se basa el tratamiento: consentimiento del interesado al suscribirse..
Destinatarios: no se cederán datos a terceros, salvo obligación legal o salvo a empresas proveedoras nacionales y encargados de tratamiento.
Derechos: acceder, rectificar y suprimir los datos, así como otros derechos como se explica en la información adicional.
Información adicional: puede consultar la información adicional y detallada sobre Protección de Datos en: https://www.hosteleriasalamanca.es/adaptacion-rgpd.php.

 

Compártelo